lunes, 21 de septiembre de 2015

Readaptación de lesiones en el medio acuático


Hola a todos.

Este mes de septiembre está siendo de lo más intenso. Por un lado, hemos llegado a un acuerdo con los responsables del espacio Saber Vivir, emitido dentro de La Mañana de TVE, para participar semanalmente hablando de temas relativos a la salud del sistema locomotor. En este espacio nos dedicaremos a algo que en iQtra nos apasiona: divulgar. También resolveremos dudas de los telespectadores.

A esta excelente noticia hay que añadir otra en sentido completamente opuesto, que no es otra que el incremento en nuestra consulta de pacientes que se quejan de dolor articular por el cambio de tiempo (en esos días fríos que acabamos de pasar tras un intenso calor) y, sobre todo, de gente con lesiones de diferente índole debido a los excesos deportivos que han tenido lugar durante el verano; bien porque se trata de usuarios que aprovechan la época estival para hacer ejercicio y el resto del año son prácticamente sedentarios, bien porque son personas activas que en verano se exceden o practican disciplinas que no dominan en unas condiciones inadecuadas.

Independientemente del motivo por el que te hayas lesionado este verano, es importante acudir a un especialista para atajar la dolencia cuanto antes y evitar que vaya a más y complique tu vida cotidiana. Y es aquí donde entra en juego una de las áreas en las que iQtra está potenciando desde hace algunos años: la readaptación de lesiones en el medio acuático, una herramienta de gran valor en la recuperación de nuestros pacientes lesionados y operados.

Por qué recuperarse en el agua 
  • El agua nos permite empezar a ejercitar al lesionado o recién operado en un tiempo mucho más corto. La presión hidrostática mejora la movilidad funcional en ausencia de dolor y la viscosidad del agua crea una constante que nos ofrece un nivel de resistencia sin tener que añadir cargas adicionales al cuerpo, músculos o articulaciones lo que nos ayuda a combatir la atrofia muscular generada tras la lesión. 
  • El medio acuático también presenta fuerzas de arrastre que nos ayudan a trabajar el sistema propioceptivo y, además, la presión del líquido sobre los tejidos ejerce un papel fundamental en el drenaje de la inflamación.
  • Este tipo de actividad nos sirve tanto para personas mayores cómo para deportistas de alto rendimiento, adaptando intensidad y frecuencia a las particularidades de cada paciente.
  • El medio acuático nos ayuda enormemente en aspectos de balance articular, siendo la ausencia de gravedad, la flotabilidad del líquido y la temperatura del agua, tres componentes que favorecen el aumento de movilidad en el paciente.
  • El agua caliente sirve de calentamiento previo al ejercicio favoreciendo el riego sanguíneo, elastificando tejidos e incluso ayuda reduciendo el estrés y la ansiedad.
  • Cuanto un paciente esta sumergido hasta la cintura solamente soporta un 50% del peso de su cuerpo, si se sumerge hasta el cuello, la persona sólo soportará un 10% del peso de su cuerpo, esto disminuye el estrés el las zonas de lesión permitiendo hacer al paciente un ejercicio más eficiente con menos dolor.
  • La resistencia que ejerce el agua es mucho mayor que la del aire por lo que el trabajo en medio acuático implica muchos más músculos y con mayores contracciones musculares que el ejercicio de campo. La resistencia del agua es única porque además podemos sentir su fuerza en todos los ángulos de movimiento. La intensidad del movimiento la podemos adaptar incrementando o reduciendo la velocidad del ejercicio o introduciendo equipamiento.
  • Estos componentes trabajando juntos e iniciados en una temprana rehabilitación nos ayudarán a reducir los tiempos de recuperación haciendo de esta un tiempo más agradable y, por qué no decirlo, divertido.
Excelentes resultados comprobados en iQtra

Tenemos la enorme suerte de poder trabajar con un amplio espectro de pacientes que nos dan una visión integral de la rehabilitación postquirúrgica y nos ayuda a adaptar la rehabilitación a las necesidades individuales de cada caso.

Recientemente, tras una cirugía de Ligamento Cruzado Anterior en un deportista de élite empezamos a trabajar en medio acuático a la tercera semana de la intervención. Ejercicios sencillos en los que intentamos recuperar parte de la masa muscular perdida por la intervención así como favorecer la recuperación de la movilidad articular en ausencia de dolor. Los resultados son visibles a corto plazo y los tiempos de recuperación se reducen sensiblemente.

Otros casos notables que tras pasar por actividades en el medio acuático nos permiten una rápida recuperación son tanto las prótesis de rodilla como de cadera. Ejercicios específicos para trabajar la movilidad y la musculatura más perjudicada tras la cirugía como piramidal o glúteo medio, nos permite tener al paciente en menos de cuatro semanas caminando sin muletas y con una marcha perfecta. 

El medio acuático es un excelente recurso que combinado con la terapia manual nos da el complemento necesario para una recuperación más completa y rápida. El 100% de nuestros pacientes queda encantado con estas sesiones que además de beneficiosas son motivadoras con resultados visibles desde el primer día.

También te interesa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario