lunes, 15 de julio de 2013

¿Usar plantillas en verano? Sin problemas

Las chanclas, mejor para trayectos cortos
en la playa o la piscina. | FreeDigitalPhotos.net
Hola de nuevo.

Hoy os dejo con una entrada de nuestra podóloga y fisioterapeuta Estela Pérez, a raíz de que hace unos días comentásemos la gran cantidad de usuarios de plantillas para el calzado que acuden a iQtra en estas fechas preguntando la manera de emplear estos artilugios sin necesidad de renunciar al calzado veraniego, mucho más abierto.

Hay que tener en cuenta que, si bien muchos pacientes pueden prescindir de las plantillas en momentos puntuales, otros no tienen más remedio que llevarlas sí o sí, ya que éstas les corrigen la pisada, les alivian dolores y les evitan lesiones. Para estos últimos, Estela ha preparado este texto en el que explica que el calzado abierto ya no supone un problema a la hora de sujetar las plantillas ortopédicas. 

Uno de los temas que más preocupan a los pacientes que acuden a la consulta de podología, al llegar la época primaveral es la posibilidad de utilizar sus plantillas con el calzado de verano, mucho más abierto y ligero. 

En realidad, la duda sobre la idoneidad del calzado para el uso de plantillas es muy habitual en los pacientes durante todo el año, ya que no suelen estar seguros de cómo ha de ser su zapato qué tamaño ha de tener, si ha de ser más ancho, si han de comprarse un número más del que habitualmente usan... pero estos temores se incrementan notablemente al tener que enfrentarse a la época estival, en la que además de las pautas habituales para cuidar los pies en verano, el usuario de plantillas ha de estar al tanto de que el calzado reduce sus dimensiones y se vuelve abierto en la mayoría de los casos.

Hoy en día, este problema ya no es tal, gracias a los avances en investigación de nuevos materiales para la confección de plantillas, ya que el volumen que necesitamos para que éstas sean igual de efectivas se ha reducido considerablemente.

Las técnicas de termosoldadura y los nuevos materiales de tipo resina permiten que, en el mismo espacio que ocupa una pieza de material sencillo, seamos capaces de combinar y fundir todos los elementos que necesitamos para el caso particular de cada paciente.

Nuevas plantillas, más finas, más ligeras

Esto quiere decir que, en condiciones normales y siempre que los requerimientos del paciente nos lo permitan, somos capaces de elaborar una ortesis plantar que cubra todas las necesidades de nuestro usuario y no ocupe en el calzado más de 3 milímetros.

El problema del volumen queda, por tanto, solucionado. Pero aún nos falta por resolver el tema de las características que debe reunir un calzado de verano para poder utilizarlo con plantillas.

La mayor parte de los zapatos que llevamos en verano son de tipo sandalia o similar, es decir, abiertos por delante o por detrás o, en el peor de los casos, con una única sujeción que habitualmente se fija a los dedos.

En principio y salvo que el podólogo indique lo contrario, una plantilla puede ser utilizada perfectamente en una sandalia abierta por delante, pero cerrada por detrás. El refuerzo trasero del zapato es fundamental para garantizar la estabilidad del pie y, por tanto, también de la plantilla mientras desempeña su función.

Existen también sandalias de verano que, aunque abiertas por detrás y con una única tira de tela como sujeción, son capaces por su estabilidad de proporcionar el apoyo que la plantilla necesita, simplemente ayudándonos de un velcro o adhesivo que se puede colocar en la parte inferior de la misma para garantizar que no se mueva.

Por último, debemos tener en cuenta que, salvo en casos muy particulares en que el usuario no puede prescindir de las plantillas en ningún momento, cuando estamos en la playa y los desplazamientos van a ser cortos podemos utilizar sandalias sin plantillas y reservar su uso durante los días de vacaciones a los momentos en que estos desplazamientos van a ser mayores (paseos, caminatas, excursiones…) en los que intentaremos siempre que el calzado sea siempre cerrado y con tejidos transpirables lo más aptos posible para la época en la que estamos.

*Estela Pérez
Fisioterapeuta y podóloga 
Unidad de Podología iQtra

No hay comentarios:

Publicar un comentario