sábado, 7 de diciembre de 2019

Cómo reparar el menisco lesionado sin cirugía


Dr. Villamor III Jornada COT
Las lesiones de menisco están cobrando un inusitado protagonismo en las consultas de Traumatología. La fiebre del running y la práctica de deportes cada vez más exigentes con las rodillas están repercutiendo en el aumento de lesiones meniscales, incluso en la edad escolar. 

De hecho, hace un par de años los expertos que participaron en el Congreso de la Asociación Española de Artroscopia y la Sociedad Española de Rodilla advirtieron de este incremento, cuando hasta hace pocos tiempo la lesión de menisco en niños y adolescentes era una verdadera rareza
Nosotros en iQtra ya hemos hablado en alguna ocasión de cómo nos estamos acostumbrando a ver pacientes infantiles con lesiones propias de adultos debido a la exigencia en la planificación de competiciones y entrenamiento de los más pequeños. 

Asimismo, la meniscectomía; es decir, al cirugía que se lleva a cabo para extirpar la totalidad o parte de un menisco desgarrado, es una de las más realizadas en todo el mundo. Según las cifras actuales, puede rondar el millón de intervenciones en todo el mundo; de las cuales 7.000 se llevan a cabo cada semana solo en Europa.

Estas cifras dan idea de la trascendencia del tema que me invitaron a abordar en una reciente jornada auspiciada por la Sociedad Españolade Cirugía Ortopédica y Traumatología y la Sociedad Española de Rodilla, entre otras, celebrada en Madrid. En mi exposición hablé de la importancia de reparar el menisco dañado, de las dificultades que entraña el posoperatorio y de la solución que estamos aplicando en iQtra para tratar estas lesiones sin recurrir a la cirugía.

Qué es el menisco y por qué se lesiona

El menisco de la rodilla o, mejor dicho, los meniscos (porque tenemos dos en cada una) son dos estructuras en forma de media luna que trabajan a modo de amortiguadores entre los huesos de la articulación. Los meniscos, además, tienen una función en la adaptación del movimiento de unas superficies convexa; el extremo inferior del fémur, con otra plana; el extremo superior de la tibia. 

De esta manera, la existencia de los meniscos facilita el apoyo, solventa estas diferencias anatómicas entre los extremos óseos y convierte la superficie de la tibia en una zona cóncava para hacer el extremo del fémur (convexo), encaje mejor, haciendo así que la rodilla sea más estable y funcione mejor. 

Precisamente de esta función de adaptación entre el fémur y la tibia se derivan las lesiones meniscales más habituales. Los meniscos son almohadillas flexibles que se mueven ligeramente con cada movimiento para facilitar la amortiguación y el juego de la articulación. Esto implica un estrés mecánico y una sobrecarga para las fibras que lo componen que acaba pasando factura, bien con el paso del tiempo por la degeneración normal de los tejidos, bien cuando llevamos a cabo un movimiento brusco en un lance deportivo o sometemos a los meniscos a traumatismos y sobrecargas menos violentas, pero más constantes; como las que se dan en la carrera o en los saltos, por ejemplo.

Lesiones de menisco; cómo se solucionan. Dr. Villamor en vídeo 


Asimismo, hay factores que incrementan el riesgo de rotura meniscal. Uno de ellos es tener el Ligamento Cruzado Anterior (LCA) roto, fundamental para sujetar los diversos elementos de la articulación de la rodilla y darle estabilidad. 

Si el LCA está roto, hay mayor holgura en la articulación y el menisco se ve obligado a soportar mayor estrés mecánico, lo que hace que sea más susceptible de desgarrarse o romperse.
Otro factor de riesgo de rotura de menisco es lo que los especialistas llamamos desaxación de las piernas para referirnos a esas piernas que no están alineadas de manera recta, sino que dibujan una X o un paréntesis. En estos casos, las cargas que reciben las rodillas no se reparten homogéneamente y acaban lesionando de forma espontánea, bien el menisco interno, bien el externo, según el lado más castigado.

Independientemente de la existencia o no de estos factores, el menisco interno es el que más se lesiona, dado que es sobre el que la rodilla pivota con mayor frecuencia cuando hacemos movimientos de torsión.

Síntomas de la lesión de menisco

Cuando se rompe un menisco se producen dos síntomas fundamentales: hinchazón de la rodilla y un dolor agudo que los pacientes suelen referir como un pinchazo intenso al apoyar la pierna al caminar, sobre todo si este apoyo lleva implícito un giro como cuando entramos y salimos del coche, miramos para otro lado a pie quieto o apoyamos el peso en la parte externa o interna de las rodillas.
No obstante, en ocasiones las lesiones de menisco pueden permanecer asintomáticas y descubrirse de manera fortuita cuando se lleva a cabo una resonancia magnética buscado otro tipo de daño o por síntomas no dolorosos, como chasquidos, bloqueos o limitaciones en el rango de movimiento.

Por qué duelen las rodillas. Dr. Villamor en vídeo 


Cómo se repara un menisco roto

Hasta ahora, la reparación de los meniscos lesionados se hacían únicamente de manera quirúrgica. Hace años, se trataba de una cirugía abierta para extirpar el fragmento de menisco roto. Este procedimiento evolucionó hasta hacerse por artroscopia. El objetivo es el mismo, pero entrando en la articulación de la rodilla a través de dos pequeñas incisiones para introducir la óptica y el instrumental quirúgico. 

El problema de ambas técnicas es que al extirpar parte del menisco, se reduce su capacidad de amortiguación. Por eso se dio un paso más y en lugar de retirar el fragmento de menisco afectado, se perfeccionaron suturas para intentar reparar la lesión y no quitar esa parte del menisco.

No obstante, y a pesar de que la sutura meniscal es, en líneas generales, más ventajosa que la extracción de un fragmento, nos topamos con el obstáculo de que el menisco, como todas las estructuras cartilaginosas, está muy poco vascularizado y por lo tanto tiene poco aporte sanguíneo; un factor que dificulta la cicatrización. De hecho, muchas buenas suturas acaban fracasando porque la cicatrización no es buena después de la intervención.

De ahí que desde hace años las investigaciones de todo el mundo se hayan esforzado en buscar no solo formas menos invasivas de operar, sino procedimientos que mejoren la recuperación de los tejidos y la implantación de los elementos que insertamos para repararlos (suturas, placas, tornillos, prótesis…), procedimientos que están viniendo de la mano de la medicina regenerativa y la biotecnología.

Cirugía Mínimamente Invasiva. Dr. Villamor en vídeo


Cómo reparar una lesión de menisco sin cirugía

En iQtra estamos aplicando tratamientos biológicos para reparar las fisuras de menisco. Concretamente, infiltramos Plasma Rico en Plaquetas, también llamado Plasma Rico en Factores de Crecimiento, un compuesto que se extrae de la sangre del propio paciente para aislar los componentes que ayudan a regenerar los tejidos y potenciar así el mecanismo de reparación y cicatrización natural que se activa en el organismo cuando se lesiona o cuando lo sometemos a alguna intervención quirúrgica. Para ser mucho más precisos y multiplicar la eficacia de este tratamiento, lo aplicamos ayudándonos de la ecografía para ver directamente dónde es necesario inyectar el plasma.

Este compuesto rico en plaquetas ha demostrado su eficacia en otras áreas dela Medicina y está convirtiéndose en un aliado fundamental en Traumatología para acelerar o mejorar el pronóstico de lesiones e intervenciones quirúrgicas. 

Refiriéndonos al tema que nos ocupa, gracias al tratamiento con plasma rico en plaquetas estamos teniendo un gran éxito en la reparación de lesiones de menisco y evitando muchas cirugías que, de no ser por este procedimiento, hubieran sido inevitables.

Cómo actúa el plasma rico en plaquetas en las lesiones de menisco

El plasma rico en factores de crecimiento tiene un efecto antiinflamatorio y favorece la proliferación celular en el tejido en el que se aplica. Esto en sí mismo ya es beneficioso en la recuperación de cualquier daño que sufre el organismo. 

Por otro lado, el producto incide sobre la angiogénesis, el mecanismo de creación de nuevos vasos sanguíneos a partir de los ya existentes que resulta esencial en cualquier proceso de recuperación y cicatrización tisular. 

Finalmente, el plasma que infiltramos contiene otrosfactores que ejercen un potente efecto anabólico y ayudan a construir nuevasfibras de colágeno, una proteína esencial para dar consistencia y sostén a todo el tejido conectivo presente en músculos, huesos, ligamentos, cartílagos, sangre, grasa y piel.

Plasma rico en factores de crecimiento. Dr. Villamor en vídeo 


¿Se seguirán operando meniscos rotos?

¿Quiere esto decir que las cirugías de menisco van a desaparecer? No; simplemente, que es muy posible que los criterios cambien. De esta manera, además de atender cada caso de manera individualizada y tener en cuenta la sintomatología del paciente, así como su edad, complexión y actividad los especialistas tendremos que prestar atención, fundamentalmente, a si el Ligamento Cruzado Anterior (LCA) está dañado o directamente roto. 

Cuando el LCA está lesionado o roto no tiene sentido centrar el tratamiento únicamente en el menisco, ya que la recuperación del paciente no va a ser tan exitosa y a medio y largo plazo habrá bastante riesgo de nuevas lesiones, desgaste articular prematuro y atrosis, problemas que, además, suelen cursar con dolor y pérdida de funcionalidad crecientes.

Rotura del Ligamento Cruzado Anterior. Dr. Villamor en vídeo 


También te interesa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario