domingo, 14 de noviembre de 2010

A partir de los 40, entrena cuidando tus articulaciones

En muchas reuniones de amigos e, incluso, de médicos y traumatólogos deportivos surge el tema de la idoneidad de hacer según qué deportes una vez que se sobrepasan los 40 años de edad. Los especialistas nos encontramos con multitud de pacientes que acuden a nuestra consulta presentando lesiones por accidentes físicos o problemas causados por sobreesfuerzos que podrían haberse evitado si se hubieran considerado ciertos consejos no sólo en cuanto al tipo de deporte, sino en el modo de practicarlo en función de la edad.

Partiremos de la base de que hace tan sólo dos generaciones que concedemos al deporte la importancia que tiene para llevar una vida sana y equilibrada. El problema que a mi juicio tenemos pendiente estriba en la dosificación o selección de la actividad física según la edad a la que decidamos practicarlo y las velas que vayamos soplando en cada tarta. De hecho, sabemos aún poco de las consecuencias de hacer deporte sin mesura o sin adecuarnos a la edad que tenemos.

A veces digo que nuestros hijos y nietos se reirán o, incluso, se avergonzarán de la inconsciencia actual con la que valoramos o sobreestimamos el deporte 'porque sí'.

¿Por qué los cuarenta?

La cuarta década de la vida es la que podríamos establecer como corte para comenzar a tener en cuenta estos aspectos. A esa edad, el riesgo cardiovascular comienza a incrementarse. Además, la capacidad de regeneración tisular desciende. Ello supone una disminución de la regeneración de los tejidos después del esfuerzo mal dirigido o mal dosificado y atañe fundamentalmente a los cartílagos articulares. Esta circunstancia acelera la aparición del envejecimiento articular, la temida artrosis.

De esta manera, cuando me preguntan qué disciplinas deportivas aconsejo a mis pacientes de esta edad, siempre apunto que es más importante medir y dosificar el esfuerzo para que éste sea constante y habitual. De esta manera, logramos una rutina y una continuidad que son verdaderamente saludables. De nada vale agotarse un día y pasarse 'fuera de combate' varios por agujetas.

Suelo recomendar, por tanto, huir de la exigencia competitiva y de la necesidad de triunfo sobre un contrario. Esas premisas suelen conducirnos a un sobreesfuerzo innecesario. Mi consejo es hacer ejercicios que eviten el estrés cardiovascular. Es decir, aquellos que no llevan el ritmo cardiaco al límite. Existen deportes menos extenuantes que son igual de eficaces a la hora de mantenerse en forma y son menos peligrosos para nuestro corazón.

Por otra parte, insisto en la idoneidad de deportes que no impliquen impactos repetitivos en las articulaciones que, como hemos dicho, ya no se recuperan de los microtraumatismos que sufren durante el entrenamiento y la competición de la misma manera que a edades más tempranas. De esta forma, es mejor darse caminatas a buen ritmo con el calzado adecuado que embarcarse en carrera continua, una de las disciplinas que más contribuye al desgaste articular.

Finalmente, también es aconsejable reducir el número de encuentros o partidos cuerpo a cuerpo (baloncesto y fútbol, fundamentalmente, aunque hay más) en los que los choques con el contrario o los accidentes durante el juego provocan lesiones más difíciles de reparar, puesto que el sistema musculoesquelético no se recupera igual.

Ejemplos concretos

Desde nuestro punto de vista, es decir, el de los especialistas que nos encargamos del cuidado del aparato locomotor, pensamos que los cuarenta años son idóneos para practicar los llamados deportes de 'rodamiento articular'. Estos serían principalmente la bicicleta y la natación preferentemente, aunque también entran en esta categoría el esquí de fondo, el alpino practicado con mesura y el patinaje.

Estas actividades no provocan impacto articular, sino deslizamiento suave y con poca resistencia. Ello contribuye a la conservación del cartílago articular que cubre el extremo de los huesos que conforman nuestras articulaciones y evita la aparición y avance de la artrosis. Es más, el masaje que provoca el efecto de deslizamiento contribuye a masajear la estructura esponjosa cartilaginosa (nutrida por el líquido sinovial) y a mejorar su nutrición. En definitiva, los rodamientos serían una especie de medida 'antiaging', por usar un término tan de actualidad, muy sencilla de aplicar y mucho más efectiva que otras que se publicitan bajo este reclamo.

¿Es lo mismo empezar ahora que llevar haciendo deporte toda la vida?

Es inevitable que entre los lectores, sobre todo si son deportistas, surja esta pregunta del millón. Pues bien, desde el punto de vista del estado del sistema musculoesquelético, evidentemente no es lo mismo ponerse a hacer deporte de manera repentina al haber sobrepasado la cuarentena que haber sido un deportista durante toda la vida o buena parte de ella.

Sin embargo, si tenemos en cuenta la integridad de las articulaciones y el estado del cartílago, la cosa es diferente. A veces nos hemos visto obligados a aconsejar a un paciente que cambie de disciplina debido, precisamente, a que la práctica continuada de deportes de impacto le ha deteriorado estas almohadillas que evitan el rozamiento entre los huesos.

Eso sí, nos hemos encontrado que los deportistas de toda la vida encuentran más dificultades a la hora de bajar la exigencia de esa disciplina que han practicado asiduamente que hacer deporte con cuidado cuando cambian de actividad.

Para terminar, querría volver a insistir en que esta entrada no pretende desprestigiar o desaconsejar el deporte a partir de cierta edad, sino en la necesidad de plantearse la exigencia y las particularidades que tiene esta actividad deportiva conforme a cada edad.

Como ya he dicho, lo que yo critico o, al menos, pongo en entredicho es esa creencia arraigada, pero no por ello cierta, de que el deporte es bueno en si mismo y en cualquier circunstancia. En nuestro entorno, como profesionales de la medicina y el deporte, promovemos el ejercicio saludable e inteligente y trabajamos el cuidado corporal como una medida física y psicológica para retrasar el envejecimiento de nuestro organismo.

4 comentarios:

  1. ¿que hay de cierto en los beneficios de tomar artilax? me lo acaban de recetar y me parece "inusual" la distribución de este complemento alimenticio... además de caro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos exactamente la composición del producto que refieres y tampoco sabemos qué quieres decir con lo de que su distribución es "inusual". Lamentamos no poder ayudarte.

      Eliminar
  2. pues ami también me lo han mandado un especialista ,quisiera saber si es efectivo, me han dicho que tengo que pedirlo por teléfono y este es de madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes echar un vistazo a esta entrada sobre suplementación articular que escribió uno de nuestros especialistas para saber si puede adecuarse a tu caso. Lo normal es que tu especialista te prescriba el que considera más oportuno según tu caso. http://www.angelvillamor.com/2016/11/suplementos-articulares-que-son-y-para.html

      Eliminar