jueves, 10 de mayo de 2018

Tecnología de impresión 3D, el nuevo gran aliado de la cirugía protésica


El Dr. Ángel Villamor en quirófano. | iQtra

La reconstrucción de fracturas óseas gracias a la tecnología de impresión 3D nos permite alcanzar unas cotas de exactitud quirúrgica que eran impensables hasta hace poco. Mejores resultados y recuperaciones más rápidas son las grandes ventajas de aprovechar la tecnología más puntera para hacer una cirugía más artesana.


¿Por qué os cuento esto? porque uno de los sueños imposibles de los cirujanos es hacerse lo suficientemente pequeños como para entrar en el cuerpo de sus pacientes, visualizar la zona y operarles desde dentro de la manera más precisa posible. Quizá por eso, y dado que no podemos encoger para viajar al interior del organismo enfermo, los que nos dedicamos a operar hemos recibido con entusiasmo los avances que nos han permitido acercarnos cada vez más a este deseo.

En el caso de la Traumatología, procedimientos cada vez menos agresivos, material adaptado para causar el menor daño posible, técnicas artroscópicas para acceder incluso a los lugares más recónditos sin causar los estragos de antaño… y ahora la impresión en 3D están haciendo posible planificar y llevar a cabo cirugías cada vez más a medida del paciente.

Uno de los principales retos que tenemos que afrontar los cirujanos traumatológicos es el de colocar las prótesis de la manera más anatómica posible para que se adapte bien a la zona intervenida, dure más tiempo y no cause problemas ni molestias al paciente. Hay que tener en cuenta que los huesos reales no son réplicas exactas de los modelos anatómicos sintéticos que usamos para explicaros las patologías o para estudiar Anatomía. Normalmente presentan irregularidades, pequeñas depresiones… y si las operamos es porque tienen desgastes o fracturas que alteran la forma ósea normal y, por tanto, condicionan la colocación de material protésico.


Cirugías más precisas y, por tanto, más eficaces


A pesar de los estudios previos que hacemos con radiografías, escáneres y resonancias magnéticas para tener una idea lo más fiel posible de la zona que vamos a operar, siempre existe un grado de incertidumbre debido a las variaciones que nos encontramos una vez que estamos metidos de lleno en la operación. Son cirugías complejas que exigen una gran precisión y unos cálculos milimétricos que hasta ahora solucionábamos gracias a la intuición y a la experiencia acumulada después de tantos años de trabajo.

Gracias a la impresión tridimensional, ese factor de improvisación está solventado. Con la impresión 3D creamos una reproducción de poliamida de la región anatómica del paciente y de la zona contraria que está sana. De esta forma obtenemos un modelo exacto de la región que vamos a intervenir, lo que a su vez nos permite llevar a cabo una planificación más certera. De hecho, gracias a estos modelos 3D podemos hacer una especie de ensayo general el día antes de la operación que nos resulta extraordinariamente valioso a la hora de encarar la intervención definitiva e incluso diseñar y construir instrumental personalizado y adaptado a la anatomía específica que nos vamos a encontrar el día de la cirugía.

Además, gracias a estas biorréplicas y a un programa informático que nos asiste en la navegación, podemos diseñar guías de corte y perforaciones en los materiales que vamos a usar el día de la intervención para alcanzar una mayor precisión, tanto en los gestos quirúrgicos como en las maniobras de serrado, taladro y fresado que llevamos a cabo para colocar y alinear la prótesis de la manera más anatómica posible.

El enorme potencial de la tecnología de impresión 3D


Los beneficios de poder hacer este trabajo previo y este simulacro tan fiel a la realidad son muchos. Algunos están marcados por la reducción del tiempo de operación, lo que disminuye todos los riesgos asociados a cualquier intervención quirúrgica. Los más significativos se derivan de devolver a la zona operada la forma exacta que tenía antes de sufrir la fractura o necesitar la prótesis por desgaste. De esta forma, el paciente notará menos molestias y recuperará la funcionalidad de manera mucho más rápida y natural.

Cuando hace un par de años empecé a acudir a congresos sobre esta clase de tecnología quedé fascinado por el enorme potencial que encierra para nuestra especialidad esta tecnología de impresión 3D. Teniendo en cuenta que en nuestro país de llevan a cabo alrededor de 30.000 operaciones para implantar prótesis de cadera y aproximadamente 45.000 para hacer lo propio en la rodilla, y que ya empieza a haber datos relevantes acerca de las ventajas y el ahorro de costes que estos procedimientos acarrearían a los sistemas sanitarios, creo que haríamos muy bien en seguir de cerca la evolución de la impresión tridimensional.

También te puede interesar:

2 comentarios:

  1. Nota.
    Este comentario ha sido editado para suprimir datos de carácter personal, en virtud de la legalidad vigente.
    Tengo un problema desde niño, no puedo flexionar la pierna derecha, tengo ya 44 años, creo que me sacaron el líquido zenovial y luego se seco, la rótula no desarrolló, deseo volver a caminar de manera normal, ayúdeme por favor Doctor. Huánuco - Perú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos acceder a las pruebas médicas que tengas en tu poder para poder saber qué te ocurre y cómo deberíamos proceder para ayudarte. Dado que vives en Perú, quizá puedes recurrir a nuestro servicio de segunda opinión médica, cuyo enlace te adjuntamos, para aclarar muchas de tus dudas antes de desplazarte a nuestra consulta. http://www.iqtra.com/pacientes/consulta-segunda-opinion/

      Eliminar