lunes, 28 de julio de 2014

Estas vacaciones no olvides trabajar la elasticidad... ¡a cualquier edad!

Hola a todos,

Ha llegado el momento de las vacaciones, de las que muchos ya estaréis disfrutando, y quiero utilizar estas líneas para desearos que descanséis y recuperéis fuerzas. Así, la vuelta en septiembre será más agradable y llevadera.

Además quiero contaros que en iQtra hemos terminado el curso como más nos gusta: divulgando salud. Lo hicimos con un grupo de chavales del Programa Excellence que vinieron a visitarnos a la clínica: 15 jóvenes estudiantes de bachillerato con los que compartimos una jornada muy agradable. Aproveché esta reunión con gente joven para recordarles la importancia de practicar deporte y de hacerlo bien. Siempre procuro recordar a nuestros pacientes, sean más o menos deportistas, que estirar es la parte más importante de la práctica deportiva. Y que también es fundamental para mantener y cuidar nuestras articulaciones durante toda la vida: desde niños hasta la edad adulta, nunca debemos dejar de trabajarla. Los estiramientos proporcionan elasticidad, una condición imprescindible para el buen mantenimiento de tendones, músculos y estructuras articulares a lo largo de las diferentes etapas de la vida:
  • En los niños: en edad de crecimiento, la elasticidad es importante para ayudar a que el músculo crezca bien y acorde con el hueso. Hay niños que practican deporte desde pequeños, lo hacen bien y destacan por su musculatura y su habilidad, pero que con frecuencia deben abandonar por lesiones en plena edad del estirón. El hueso está creciendo rápido y si no se trabaja la elasticidad del músculo durante ese crecimiento, se pueden producir desgarros musculares, tendinitis y otros problemas que les obligan a dejar el deporte de competición. De hecho, en más de una ocasión hemos referido en este blog y en colaboraciones con la prensa, que nos encontramos lesiones infantiles propias de adultos. Dosificar, controlar la presión y respetar periodos de descanso se convierten en claves fundamentales para que nuestros pequeños deportistas no sufran y disfruten del deporte.
  • En los jóvenes: después de la etapa de crecimiento, la elasticidad sigue siendo importantísima para trabajar correctamente todo el esqueleto. Músculos y tendones estables y en buena forma permiten amortiguar gestos bruscos, mitigar golpes y soportar lesiones sin llegar a roturas. El entrenamiento de la elasticidad es fundamental, insisto, en cualquier actividad física.
  • En la edad madura, estirar es tan importante como hacer deporte: si no hay elasticidad los tejidos no sólo se van poniendo rígidos sino que además cada vez se nutren peor. Si el riego sanguíneo de la zona no es adecuado, el tejido no estará bien nutrido y cada vez será más sólido. Los tejidos con menos riego sanguíneo se van acartonando si falta elasticidad. En este grupo de edad insistimos en que hay que trabajar la elasticidad y cuidar el impacto articular, ya que de esta manera mantendremos la maquinaria bien engrasada durante muchos más años.
  • Ya sabéis, este verano no descuidéis la elasticidad y los estiramientos. Es bueno ir al gimnasio y practicar deporte para mejorar la forma física y entrenar la potencia muscular, pero es importante cuidar la elasticidad.  Con un tejido, un ligamento, un músculo elástico que no trabaje en modo seco sino armónico, estamos dando salud a todo la articulación.
E insisto desde aquí en que los niños deberían practicar la elasticidad en la escuela para después no olvidarse de hacerlo a lo largo de su vida.

Espero que disfrutéis de un excelente verano y os espero a la vuelta con energías renovadas y en forma. ¡Felices vacaciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario