viernes, 4 de octubre de 2013

Carrera de la Mujer. Consejos útiles para correrla o andarla mientras disfrutas

Este fin de semana se celebra la Carrera de la Mujer en Sevilla,  una iniciativa que viene repitiéndose ya desde hace algunos años y que se celebra en numerosas capitales españolas.

En iQtra no solamente nos solidarizamos en la lucha contra el cáncer de mama, causa a la que se destina la módica cantidad que cuesta la inscripción, sino que además queremos animaros a que participéis. Se trata de una manera divertida de comprobar que la actividad física, esencial para cuidar nuestra salud, no tiene por qué ser aburrida, extenuante o apta únicamente para deportistas de nivel como Mayte Ocaña, nuestra jefa de enfermeras, que le cogió el gusto a esto de correr y ahora no hay quien la pare. Mayte se ha convertido en una maratoniana consumada y nos tiene a todos pendientes de sus logros, de los que estamos muy orgullosos.

Si te interesa un poquito el deporte, esta carrera es una buena ocasión para demostrarte a ti misma que los retos hacen del día a día un aliciente para afrontar las cosas con una actitud positiva. En este caso, además, tienes la oportunidad de unirte a una causa tan importante para las mujeres, tanto para las que hacen deporte como para las que no, como es la lucha contra el cáncer de mama.

Ahí van unos consejos que te pueden venir bien antes de tomar la salida:  
  • La noche antes. No hagas caso de los protocolos diseñados para deportistas. Es una carrera corta (siete kilómetros) y no hay necesidad de realizar una carga de carbohidratos ni cenar de manera especial. Eso sí, procura no hacer una cena demasiado pesada ni acostarte justo después de haber tomado los alimentos porque tu descanso no será el mismo. En definitiva, no cambies tus costumbres habituales de alimentación y sueño porque seguramente te pasarán factura.
  • Al levantarte. No hagas un desayuno pantagruélico; es decir, no aproveches la carrera como excusa para desayunar mucho más de lo habitual. Procura ingerir los alimentos al menos dos horas antes para no llegar en plena digestión. Que no te falte un lácteo, fruta (entera o en zumo) y cereales (preferiblemente pan), pero no salgas con el estómago a rebosar porque seguramente luego tendrás molestias.
  • Cuando llegues al recinto. Es muy importante que en citas de este tipo disfrutes de la carrera y del ambiente que se genera alrededor. Llega con tiempo suficiente para recoger los dorsales, dejar la ropa o tus pertenencias en el lugar habilitado para ello o a las personas que te vayan a ver... ir al baño si lo necesitas... intenta no llegar estresada ni justa de tiempo. Se trata de pasarlo bien, no de agobiarte. Aprovecha para calentar y estirar. Este punto es fundamental aunque la distancia que vayas a recorrer sea corta, especialmente si no eres una persona acostumbrada al ejercicio físico. Presta especial atención a tus cuádriceps (cara anterior del muslo) a tus tobillos y a tus piernas y no olvides estirar los gemelos. Apoyarte en un banco, un escalón o el bordillo de la acera te pueden ser de utilidad.
  • A tu ritmo. No importa que antes de dar el pistoletazo de salida te hubieras propuesto batir tu marca, si pensabas correr rápido o si querías ir al trote. Si durante la carrera te entra flato, no te encuentras cómoda o te cansas en exceso baja el ritmo. ¿Quién ha dicho que no puedas ir andando? Ten en cuenta que seguro que puedes acabar la carrera, pero a veces el miedo de pensar que no podrás hacerlo te bloquea y hace que rindas menos. Déjate llevar por el ambiente y por la multitud. Eso te dará fuerzas para empezar, correr y acabar como la mejor; y sobre todo para creer en ti. 
  • Agua. Durante la carrera encontrarás varios puntos en los que te ofrecerán agua. No te cortes e hidrátate. Lo vas a agradecer. Si no estás habituada a correr y beber a la vez, párate; no pasa nada y la hidratación te irá muy bien.
  • Sol. Sobre todo en los meses privamerales, en algunas capitales en las que se desarrolla la Carrera de la Mujer cae un sol de justicia. Por eso es importante beber, pero también protegerse de la luz solar con gafas oscuras, gorras o pañuelos. No olvides darte crema con factor de protección en la cara y en los brazos.
  • Equipamiento. Si no haces deporte regularmente tranquila, no tienes que salir corriendo a comprarte la misma ropa que usan los corredores de fondo. Basta con que te pongas unos pantalones cómodos y una camiseta transpirable. Es más, no es recomendable estrenar prendas deportivas el mismo día de una carrera, ya que las costuras, un cuello demasiado cerrado o un pliegue incómodo pueden jugarte malas pasadas.
  • Calzado. En este punto has de ser especialmente cuidadosa. Aunque no corras habitualmente y aunque no tengas zapatillas de deporte de vanguardia apuesta por un calzado cómodo, con la debida amortiguación y que sujete bien el pie. Nunca te compres zapatillas para esta ocasión porque es posible que pagues las consecuencias en forma de rozaduras y ampollas. Y lo que es peor, que te lleves un mal recuerdo de una experiencia que puede y debe ser divertida, no una causa de sufrimiento. 
  • Calcetines. Siempre de algodón (cuanto más cerca del 100%, mucho mejor) y de tu número. Si te quedan grandes corres el riesgo de que se formen arrugas durante el trayecto que se traducirán en molestias. Procura llevar la piel de los pies bien hidratada, ya que la sequedad favorece las grietas y rozaduras.
  • Llegada a meta. Aunque haya habido momentos en los que pensaste que no lo lograrías... ¡finalmente lo has conseguido! Sonríe, porque os hacen una foto que luego podéis ver en Internet. Es un bonito recuerdo que seguramente te gustará tener. 

Si todavía dudas, aquí tienes las excusas que no podrás usar para no asistir. Ánimo, que aún quedan las ediciones de Zaragoza y Barcelona.

Si la experiencia te resulta gratificante y la carrera te engancha, fenomenal. Sin embargo, si te decepciona o no es lo que esperabas no te rindas. No solamente existe este deporte; por muy de moda que esté. Monta en bicicleta, nada, camina... muévete haciendo lo que te gusta y sobre todo disfruta siempre con lo que hagas. Es la regla básica de una vida sana.

* Mayte Ocaña.
Directora Asistencial en iQtra

No hay comentarios:

Publicar un comentario