viernes, 14 de septiembre de 2012

Comienza el 'curso deportivo' sin sobresaltos

Hola de nuevo.

El otro día escuchaba en un medio de comunicación que septiembre no sólo es el mes de la vuelta al cole para los peques; también los mayores volvemos al trabajo, a la rutina diaria... y a hacer deporte.

Según parece, e igual que sucede a comienzos de año o justo antes del verano (por aquello de la 'operación bikini'), en estas fechas son muchos los que se proponen cuidarse un poco más recurriendo al ejercicio. Unos comienzan prácticamente de cero; otros retoman las actividades físicas que practicaban antes del periodo estival.

En iQtra ensalzamos una y otra vez los beneficios del ejercicio para cuidar la salud en general y el sistema muscusloesquelético en particular. No obstante, tanto si has hecho un paréntesis durante los meses del verano como si has decidido comenzar un programa de entrenamiento debes observar una serie de precauciones o circunstancias para que septiembre no se convierta, entre unas cosas y otras en el mes más odiado del calendario. Aquí tienes algunos consejos útiles:

Los niños

No es la primera vez que hablamos acerca de la necesidad de programar cuidadosamente los deportes y actividades físicas que llevan a cabo los más pequeños de la casa. El hecho de estar en la etapa de crecimiento más rápido de la vida condiciona el desarrollo de sus músculos, huesos y tendones. 

Por este motivo, hay que tener especial cuidado de que la musculatura infantil no se desarrolle en exceso, ya que esto acarrea lesiones musculares y tendinosas por el efecto de tracción que ejercen estos tejidos sobre el hueso, que en realidad es el que tiene que 'guiar' el crecimiento. 

Asimismo, tal y como os hablábamos en entradas anteriores, conviene dosificar el entrenamiento y respetar al máximo los periodos de descanso infantil, ya que así evitaremos lesiones por sobrecarga. El deporte es una manera divertida de cuidar nuestra salud. Procuremos que para los pequeños no se convierta en una tortura.

Los mayores

Uno de nuestros principales temores cuando aconsejamos a nuestros pacientes que hagan deporte es tenerlo de vuelta a las pocas semanas aquejado de alguna lesión. A pesar de que los especialistas insistimos en que hay que 'progresar adecuadamente', como se dice en el cole, todavía hay quien se entrega a las sesiones de entrenamiento, sin tener en cuenta sus capacidades físicas, su preparación, sus gustos y los límites de su cuerpo.

Normalmente, esto se debe a la búsqueda de resultados rápidos, algo completamente desaconsejado por médicos, terapeutas y entrenadores. Por el contrario, se traduce en agotamiento, agujetas y lesiones por sobrecarga o por mala práctica y en el hecho de que a los pocos días de habernos dejado la piel tiremos la toalla pensando en lo bien que se está en el sofá.

Es importante escoger una actividad que nos guste y nos motive. Esto aumenta las probabilidades de que seamos constantes, que al fin y al cabo es la clave para que el ejercicio de resultados. Normalmente, en un polideportivo o en un gimnasio nos orientarán acerca de cuáles son los ejercicios que debemos hacer, con qué intensidad y cómo para no lesionarnos, pero si nos movemos por nuestra cuenta hemos de considerar que hay un montón de actividades que se pueden hacer para estar en forma sin sufrir. 

Al hilo de este tema me gustaría recordaros una entrada antigua acerca de las precauciones de hacer deporte pasados los cuarenta años. Las articulaciones a partir de esta edad sufren especialmente con los deportes de impacto, sobre todo porque la capacidad de regeneración tisular sufre una merma progresiva. De esta manera, conviene reducir al máximo las actividades más agresivas en este sentido e incrementar la frecuencia de ejercicios de rodamiento (caminatas, bicicleta, natación...) que contribuyen a nutrir las áreas más vulnerables.

Los veteranos

Si haces deporte regularmente y te has tomado un descanso en verano también te interesan estos consejos. Después de un periodo de inactividad, el cuerpo lo nota, de manera que no es conveniente retomarlo con la misma intensidad. El calentamiento y los ejercicios de estiramiento de todos los grupos musculares son importantes siempre que se hace ejercicio, pero fundamentales si quieres reengancharte a tu rutina deportiva anterior. Si además sabes dosificarte estarás en plena forma en muy poquito tiempo. Lo importante es no quedarse parados y aprovechar todas las ventajas del ejercicio para cuidar la salud sin arriesgarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario