viernes, 16 de diciembre de 2011

La fractura de Villa, un breve paréntesis en una carrera brillante

Me mata de rabia que el tema para este nuevo 'post' sea la desgracia acaecida a David Villa ayer con al fractura de su tibia izquierda. Casi desde el primer momento en el que se produjo el desafortunado incidente comenzaron a llamarnos a iQtra desde diferentes medios de comunicación. Todos estaban preocupados y querían saber nuestra opinión acerca de la lesión y su pronóstico.

Como siempre, traté de imprimir a mi explicación humildad y prudencia, pues aunque tenemos una amplia experiencia en tratar este tipo de fracturas por la gran cantidad de accidentes deportivos que atendemos diariamente cada caso es especial y, por ello, diferente.

Todavía sin ver las imágenes del lance ni saber nada más que el diagnóstico inicial era fractura de tibia, pensamos que se trataría de una fractura distal, que ocurre a la altura del tobillo debido a la torsión que sufre esta zona cuando se realizan gestos de frenada o regate extremos. Es una lesión que solemos ver con relativa frecuencia en futbolistas y jugadores de baloncesto.

Este tipo de fracturas afecta a un segmento de la tibia en el que, afortunadamente, hay un riego sanguíneo muy profuso. Esto favorece y acelera los procesos de consolidación, regeneración y recuperación. Normalmente, solucionamos estas lesiones con placas y tornillos que estabilizan el hueso de tal manera que podemos comenzar los protocolos de fisioterapia, e incluso algo de apoyo al caminar, justo desde el día después de la intervención.

De esta manera, cuando la fractura ha formado callo, el deportista se encuentra recuperado en lo referente a movilidad y habilidad en la pierna afectada, lo que hace posible que reanude los entrenamientos en apenas un mes o mes y medio tras haber pasado por quirófano.

Particularidades de la fractura a media altura


Sin embargo, a Villa se le ha roto la tibia a media altura, una región donde el hueso está mucho menos irrigado. En consecuencia, el tiempo de consolidación de la fractura es mucho más largo y seguramente el futbolista no podrá comenzar sus entrenamientos hasta dentro de unos tres meses. En estos casos, la estabilización de la fractura se hace mediante un clavo endomedular que se inserta en el interior de la caña de hueso rota.

Esta técnica también permite hacer fisioterapia para impedir la pérdida de musculatura y mantener la movilidad de la extremidad. Por este motivo, aunque la formación del callo de fractura sea más lenta, la recuperación no se ve frenada por ‘efectos colaterales’ de una inmovilización larga.

¿Por qué se produce una fractura sin que medie entrada, golpe o choque en un terreno de juego? Ciertamente, este tipo de lesiones por estrés no es demasiado habitual en el fútbol. Sin embargo, en la imagen de televisión se puede apreciar una flexión extrema de la tibia a raíz de una frenada brusca en la que los tacos de la bota quedan clavados en el césped, lo que causa una torsión del hueso, que acaba cediendo.

He leído en algunos medios la posibilidad de que Villa sufriera una lesión tibial previa antes de esta fractura. De ser esto cierto, es factible que dicha lesión hubiera debilitado el hueso progresivamente hasta convertirlo en un punto frágil y más vulnerable, ya que la fractura por estrés es el equivalente a la rotura de fatiga de material que se da en mecánica.

Rotura por estrés mecánico


Se trata de una fractura lenta y progresiva que solemos ver en corredores de fundo. Estos atletas sufren microimpactos muy repetidos que causan una fisura que acaba en fractura total, salvo que antes de llegar a ese extremo el deportista se queje de dolores y podamos rastrear las lesiones. Si acude al médico antes de sufrir la rotura, únicamente tendrá que guardar reposo una temporada para curarse.

Sin embargo, y como parece haberle ocurrido a David Villa, es muy habitual que el deportista no perciba dichos dolores, de manera que en un movimiento de cierta brusquedad, acaba sufriendo esta lesión.

En cualquier caso, el jugador de la selección española está en las mejores manos posibles. Además, es un deportista que ha demostrado en incontables ocasiones la suficiente garra y coraje como para afrontar una recuperación rápida. De hecho, a su regreso a Barcelona ya bromeaba con sus compañeros, señal de que su ánimo está por las nubes, y avisaba de que cuenten con él para la Eurocopa, puesto que va a trabajar duro para estar a punto. De hecho, Vicente del Bosque no le ha descartado y nosotros tampoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario